HISTORIA DEL CENTRO DE FORMACION PROFESIONAL
Nº 402 DE TRES DE FEBRERO “NTRA. SRA. DE CASTELMONTE”

VOLVER

¿QUIENES SOMOS?


imagen del centroEl Centro de Formación Profesional Nº 402 de Tres de Febrero ¨Nuestra Señora de Castelmonte¨ funciona en las instalaciones del CENTRO EDUCATIVO CASTELMONTE, propiedad de la Diócesis de San Martín, y bajo la jurisdicción de la Parroquia del mismo nombre. Está ubicado en la calle Padre Carisio Pizzoni Nº 2045, entre Juan D. Perón y Río Negro, de la localidad de Pablo Podestá.

Las actividades se desarrollan de lunes a viernes en los turnos mañana, tarde y vespertino.

El Centro cuenta con una subsede en el barrio Altos de Podestá, en la Capilla Santa Rosa de Lima, que funciona los lunes y jueves, de 15.30 a 21.30.

Su nacimiento se encuentra estrechamente vinculado a la vida parroquial. El 22 de noviembre de 1979 comenzaba a existir oficialmente la parroquia, hasta entonces sólo Santuario de la comunidad friulana en Argentina. El Padre Carisio Pizzoni, designado párroco, comenzó desde entonces a programar espacios para las actividades de la nueva Comunidad. Los terrenos que lindaban con la parroquia eran su meta. Su muerte imprevista el 20 de junio de 1983 interrumpió sus sueños y proyectos. Su sucesor, el Padre Vito Ferrini, buscó continuar la obra, pero su permanencia en la parroquia por un sólo un año no le dio el tiempo para llevar adelante la realización.

Fue el actual párroco, el Padre Claudio Snídero, quien pudo llegar a la compra de los terrenos en 1986 con la ayuda de la Fundación Fortabat, y en 1987, con el financiamiento de sus amigos de la Diócesis de Udine, Italia.

En 1988 se comenzó a proyectar el actual Centro Educativo, y el 20 de noviembre del mismo año el Nuncio Apostólico Ubaldo Calabresi bendijo la piedra fundamental.

En 1989, con la dirección de los arquitectos Pedro Culacciatti y Virginia Comand se lleva a cabo la construcción de la primera etapa del Centro que el 15 de marzo de 1990 fue bendecida por Monseñor Menéndez y Monseñor Pietro Brollo, obispo de Udine.

La obra, pensada como respuesta a la necesidad del Barrio, desde su inicio respondió al objetivo de evangelizar y promover al hombre en todas sus necesidades: culturales, profesionales y religiosas.

imagen de los profesores del centro

Entre esas necesidades la capacitación para la salida laboral era una de las más importantes y la FORMACIÓN PROFESIONAL se presentó como un camino de respuesta. En marzo de 1990, con el equipamiento y una estructura adecuados para tal fin (1500 m²), se firmó un Convenio de Cooperación entre la Diócesis de San Martín y el ex CONET (Consejo Nacional de Educación Técnica), dependiente del Ministerio de Educación y Justicia.

Por resolución 273 C/90 comenzó a funcionar el primer Centro de Formación Profesional de Pablo Podestá, en principio como anexo del C.N.F.P. Nº 1 de San Martín.

En enero de 1991, por resolución 1116 C/90, se independizó y nació el C.N.F.P. Nº 1 de Pablo Podestá.

El 20 de abril de ese año se firma un nuevo convenio cuyos objetivos principales eran la promoción humana y la evangelización, acompañados de un firme propósito de impregnar de espíritu cristiano las estructuras del trabajo. La resolución 0300 C/91 convalida el Convenio y autoriza el nombre Nuestra Señora de Castelmonte.

Con la transferencia de los servicios educativos al ámbito provincial, el Centro pasó a tener la denominación C.F.P. Nº 402 de Tres de Febrero, Nuestra Señora de Castelmonte.
En 1996 se inauguró un ala nueva de seis talleres, el Aula Magna, una sala de reuniones, dos sótanos y cuatro baños, con una superficie de 600 m². En 2003 se inauguró la subsede Santa Rosa de Lima, en el barrio Altos de Podestá.

La identidad propia del Centro se funda en servir al hombre en su necesidad de crecer humanamente, en ayudarlo a realizar su propio proyecto de vida. En el centro de Proyecto Educativo está la persona en todas sus dimensiones: espiritual, moral, psíquica, social, física e intelectual.

La orientación laboral que brinda tiene también puesta una mirada en la sociedad: la realidad del mundo del trabajo, la situación empresarial, el avance tecnológico y la familia como institución pilar de la sociedad. Entendemos que no se puede estar ajeno a esta realidad tan compleja y cambiante. Se deben formar hombres capaces de asumir esta realidad y conducirla, siempre atentos a los signos de los tiempos.

Los beneficiaros de esta labor son jóvenes y adultos con necesidad de capacitación y formación, teniendo prioridad aquellos que quedan marginados del sistema por falta de recursos y conocimientos.

Los recursos materiales y financieros provienen de donaciones llegadas de Friuli, Italia. Con su aporte se construyó casi íntegramente el edificio y comprado parte del equipamiento. La Comunidad contribuye también facilitando el pago de servicios y la actualización del equipamiento. Empresas de la zona y otras instituciones han hecho donaciones de material de estudio y equipamiento.

En la elección del personal del Centro se busca no sólo una sólida formación profesional, sino el compromiso con los objetivos y valores de la institución.

De seis secciones en 1990 y dos especialidades, hoy cuenta con más de ochenta cursos y veintiséis especialidades.

El Centro lanzó en 1997 el periódico de distribución gratuita Centro Informa, órgano de difusión institucional que permite promover los cursos y actividades, y el acercamiento a la Comunidad. Realizado, armado y diseñado por el personal del Centro, se financia con la colaboración de empresas y comercios de la zona y hoy tiene una tirada de 25.000 ejemplares.

Uno de los últimos proyectos fue la apertura de la Subsede Santa Rosa de Lima, en el barrio Altos de Podestá, en 2003.


VOLVER